viernes, 30 de noviembre de 2012

ELECCIONES CATALANAS: ENTRE EL INDEPENDENTISMO, LOS RECORTES Y LA CORRUPCION



Andrés Robles Chacón

 
El Domingo 25 de Noviembre fue un día especial en Cataluña. Luego de la espectacular manifestación de la Diada o Día de la Independencia del 11 de Septiembre último, en la que se llegaron a congregar millón y medio de personas en las calles de Barcelona; Artur Mas, líder de Convergencia y Unión (CIU) y Presidente de la Generalitat, adelantó las elecciones catalanas y las fijó para el 25 de noviembre. Sin embargo los resultados han sido una bofetada a CIU. La agrupación liberal y de centro derecha cristiana, redujo su votación y perdió escaños.
Las cuestiones previas
Las continuas puyas entre CIU y el Partido Popular (PP), han marcado la fase previa de las elecciones catalanas, CIU propone la independencia de Cataluña dentro de la Unión Europea, alegando que genera recursos que el Estado español no devuelve a la Generalitat. Los otros partidos en disputa, sobre todo los progresistas, no disienten mucho de la propuesta soberanista, pero ponen sobre el tapete la sospecha que el soberanismo sea sólo un pretexto para no hablar de los recortes que CIU, desde la Generalitat, ha llevado a cabo. Así, mencionan las subidas de las tasa universitarias, el copago sanitario de un euro por receta, la insólita medida de cobrar a los familiares de los pacientes hospitalizados por quedarse a cuidar a sus enfermos durante las noches en los hospitales públicos, y una lista no corta de medidas que afectan la economía de los catalanes de a pié.
También en medio de la campaña electoral se filtró una investigación policial, según la cual las familias de Artur Mas (líder de CIU y Presidente de la Generalitat de Cataluña) y de Jordi Pujol, mítico líder de CIU, tendrían cuentas en Suiza, de dinero proveniente de la trama de corrupción en la construcción del Palacio de la Música, según esto, las empresas habrían pagado una comisión del 4% a Convergencia Democrática de Cataluña, por la adjudicación de obras; dinero que se presume fue a parar a las cuentas suizas de los máximos dirigentes de CDC, que es parte de la alianza CIU.
En medio de estos dimes y diretes, se llevaron a cabo las elecciones el día domingo 25 de noviembre.
Los Resultados
Como era de esperarse, la expectación en España fue grande, ¿serían capaz CIU y Mas de refrendar con votos lo que los catalanes parece dijeron en las calles? ¿sería posible la independencia de Cataluña?¿No fue CIU un eterno partido bisagra que permitió, a nivel del Congreso de los Diputados del Estado Español, alianzas para posibilitar la elección de presidentes en España, eso le pasaría factura? ¿sería posible alcanzar la mayoría absoluta?
La respuesta fue clara: casi 70 % de participación, cifra récord. CIU tenía 62 diputados y quería alcanzar los 68 para tener mayoría absoluta, pero los ciudadanos rebajaron esas pretensiones, sólo alcanzan los 52 escaños, duro revés, duro golpe. 12 escaños menos.
La gran beneficiada en este proceso ha sido Ezquerra Republicana de Cataluña (ERC), agrupación independentista de izquierda, que subió de 10 escaños en 2010 a 21, y junto con Iniciativa per Cataluña (ICV) son los que más han aumentado en cantidad de diputados, ICV pasa de10 a 13 escaños. El Partido Popular (PP) gana también un diputado, ahora tiene 19.
Pero quien pierde sobremanera es el PSC, Partido Socialista Catalán, que pasa de los 28 a 20 escaños, acusando una significativa caída libre, a pesar que el PSOE, de la que es parte, está en la oposición.
El nuevo gobierno
Evidentemente la crisis y las medidas gubernamentales, tanto del gobierno central como de los autonómicos, han aumentado el voto hacia agrupaciones conservadoras o de centro derechas, en el País Vasco, el Partido Nacionalista Vasco se alzó en las últimas elecciones con el triunfo, lo mismo en Galicia la filial del PP alcanzó el triunfo, ahora, CIU y PP en Cataluña han obtenido una significativa cantidad de votos; las izquierdas, incapaces todavía de sintonizar con la calle, siguen perdiendo elecciones. Lo sintomático es que la movilizaciones y protestas masivas de las calles no se convierten en votos a los sectores políticos progresistas, sino por el contrario parecen afianzar la idea repetida machaconamente desde las élites, que en época de crisis las derechas son mejores gestoras.
Ahora en Cataluña CIU tiene que buscar alianzas para lograr mayorías; su distanciamiento del PP lo hace mirar a ERC, cuyo líder, Oriol Junqueras, ha manifestado que pactará con la agrupación ganadora, siempre que revise los presupuestos y cambie la forma de gobernar. Artur Mas ha dicho, casi presionando a los independentistas de ERC, que sólo llamará a consulta popular sobre la independencia, si ERC accede a cogobernar.
En fin, seguro que muy pronto habrá acuerdo. No olvidemos que algo que también une a estas agrupaciones (casi a todas), son las denuncias de corrupción. Tanto CIU, PP, PSC, como ERC, tienen abiertas investigaciones sobre actos de corrupción. El tiempo irá definiendo las cosas.

No hay comentarios: