martes, 10 de febrero de 2015

Y la política, ¡ay! siguió muriendo

Uno de los versos de mi genial paisano César Vallejo en su no menos genial poema Masa, reza como el título de este artículo que puede compararse con lo que ocurre en la política española, concretamente con el  miedo que los poderes quieren que sintamos ante los cambios políticos que se avecinan.

Hoy, diez de febrero de 2015, los noticiarios y programas de análisis políticos han enfilado sus baterías contra PODEMOS y su vinculación a Venezuela. La poca transparencia en las cuentas de Juan Carlos Monedero, una de las caras visibles de PODEMOS, ha dado paso a una serie de reportajes “encontrados” por los periodistas ávidos de todo lo que tenga que ver con PODEMOS y que no “huela tan bien”. Han transmitido una entrevista a Pablo Iglesias en la televisión venezolana, en la que habla bien del gobierno de ese país; seguido han pasado una conversación telefónica entre Monedero y Hugo Chávez que se realizó cuando éste estaba delicado de salud. Luego un vídeo de la oposición venezolana en el que una joven se queja de la represión, la falta de alimentos en los supermercados y el autoritarismo de Maduro, adornado con imágenes de incendios, policías golpeando a manifestantes, humos, caos. Y para coronar esta muestra de objetividad e imparcialidad periodística, han dado la lista de los países que más dinero han depositado en la filial suiza del banco HSBC, y oh sorpresa, el tercer país que más dinero tiene en el banco preferido por los defraudadores fiscales es …….. adivinaron Venezuela.

                    Y el cadáver ¡ay! siguió muriendo 

Pedir a los medios masivos de comunicación objetividad, es como pedir a Rajoy y su ministro de interior sensibilidad con los inmigrantes en Ceuta y Melilla, una misión imposible. Pero quizás podamos pedir a estos medios ligados a grandes fortunas, un poco de respeto a la inteligencia colectiva española, un poco de por favor. Hace unos días compartía un programa de radio con compañeras de varios países y una de ellas hizo alusión al miedo como forma de gobernar y dominar socialmente. Es decir los poderes establecidos para seguir manteniendo sus privilegios, recurren al miedo ante la carencia de argumentos sólidos para rebatir las propuestas del rival político. Aquí está claro que para parar a PODEMOS tienen que causar miedo en la gente, primero fue Grecia, Syriza concretamente. Las alusiones al parecido entre PODEMOS y Syriza han abundado, seguido siempre de noticias sobre “la crisis griega”, “Grecia de hunde” “mandatarios europeos no respaldan plan griego” “la bolsa griega se desploma y contagia Europa”. Ahora el terror se llama Venezuela, el “terrible” país petrolero de América del Sur, el “régimen de Maduro”. El mensaje es que si PODEMOS gana las elecciones, seremos otro Venezuela, no habrán alimentos, no habrán libertades, se disparará la inflación, etc. etc.

 Lo que seguramente viene ahora es una mayor difusión de noticias provenientes de Venezuela, una avalancha de aspectos relacionados con los ingresos de Monedero y la financiación de PODEMOS,  veremos al Ministro de Hacienda hablar de PODEMOS en tono amenazante (que bueno hubiera sido escucharle así contra Bárcenas o todos los corruptos de su partido) es decir nos quedan semanas y meses de mucho "periodismo" de "investigación"

Según las encuestas, la población confía en PODEMOS como la fuerza capaz de revertir la crisis y devolver los derechos conculcados. Los poderes nos quieren meter miedo ante su incapacidad y corrupción manifiestas. La inteligencia colectiva es sabia y la participación social hará su parte en estas elecciones próximas y en un nuevo gobierno que emerja de los pueblos y las personas y sirvan a éstas. Y como decía Vallejo en la parte final de su poema.

                Entonces todos los hombres de la tierra
                le rodearon; les vio el cadáver triste, emocionado;
                incorporóse lentamente,
                abrazó al primer hombre; echóse a andar...